Managed Print Service es un modelo de gestión completa de la infraestructura de impresión. Consiste en un gran catálogo de impresoras en B/N y color y productos multifunción para formar la infraestructura periférica de impresoras; estos dispositivos están flanqueados por una serie de herramientas de software que cubren las necesidades de las pymes y los grandes usuarios corporativos, que miden y luego recortan los costes mediante un proceso de análisis y optimización de la infraestructura.